Blog para chicas confundidas por el amor que quieren desconfundirse. De Ianire Estébanez bajo licencia Creative Commons Licencia de Creative Commons

¿Te quiero más que a mi vida? Las pelis de final feliz que nos hemos "tragao"


Esta tarde estaba recorriendo los pasillos de un supermercado cuando en el hilo musical escuché una canción romanticona que decía "Tú llegaste a mi vida para enseñarme, tú, supiste encenderme y luego apagarme, tú, te hiciste indispensable para mi y... con los ojos cerrados te seguí..."

Camila. Mientes. 

Aunque no la traigo aquí para hacer una crítica de la canción, me recordó que tenía abandonado el blog desde que os prometí hablar del amor... y me ha parecido un ejemplo actual sobre cómo la idea de que existe una persona en el mundo indispensable e irrenunciable, que viene para salvarte de la "inmundicia", enseñarte el mundo y ser lo único en tu vida, no es algo de hace siglos, precisamente. Igual que tampoco está pasada de moda la frustración y el dolor cuando te das cuenta de que esa persona a quien pusiste en el pedestal más alto del mundo mundial, no era lo único en el universo, te hizo un daño que casi ni quieres recordar, y se te cayó en trozos, junto con el resto de los sueños que pusiste en ello.

Una canción más clásica (esta sí de hace unos añicos), nos cantaba con pasión "Te quiero más que a mi vida, más que al aire que respiro... eres mi vida y mi muerte, no debía de quererte, y sin embargo, te quiero". De hace unos años, decía, pero sus mensajes pueden parecer sacados de la más rabiosa actualidad de nuestras vidas. Para muestra de este pack amor-dolor, unas imágenes:

El amor es como una pelea. Ganes o pierdas duele.

No debería amarte... pero lo hago. 

Solo quiero que tú seas el único propietario, quiero darte todo, tu ausencia me mata. 

Sin ti me muero. Sin ti no soy nada. No quiero vivir si no estás a mi lado. Sólo me importa que tú me quieras. Soy tuya. Si te pierdo no quiero vivir en este mundo... y muchas más frases, parecen sacadas de una película romántica, pero las comparten personas reales de carne y hueso en las redes sociales (un dato: la página de Facebook "Te quiero más que a mi vida" tiene más de 13.000 fans).... pero además de en sus mensajes cotidianos, también están insertas en su "chip mental" o ideal de amor, y alguna que otra vez, éstas pueden ser buenas razones para crear confusiones o amores ciegos.

Y hablando de películas románticas, según nos dice la industria de Hollywood, las chicas las vemos con un bol enorme de helado de chocolate (o palomitas, en su defecto) y dos paquetes de kleenex al lado para llorar cuando nuestro novio nos deja. Y... ya sabemos, no hay nada mejor que hacer cuando tu novio te deja que sentir que a ti se te ha acabado la vida y hartarte de ver cómo Meg Ryan encuentra al amor de la suya, Bridget Jones elige entre el malote o el bueno, o el prota duro y rebelde de turno tipo Mario Casas se pasa dos horas de película en una historia de ida y venida "no sé si quiero a esta o a esta otra", para darse cuenta, al final del todo, de quién es la mujer que siempre había estado buscando detrás de esa apariencia de tío-duro-sin-sentimientos. Sin sentimientos él, porque en ese punto de la historia, tú ya te has convertido en una cebolla y tu sofá en un charco de lagrimones. Todo esto, según nos dice Hollywood, claro ;)

Kit Básico para superar una frustración: 
manta, lágrimas, peli de amor y helado de chocolate con cuchara sopera. 

Pero los mensajes sobre el amor ideal y conflictivo (pero que termina bien) están en todo tipo de pelis, no sólo en las pastelosas. Todos los héroes tienen una musa o mujer a la que aman, y que además, "tienen que salvar una y otra vez de todos los problemas" (porque ya sabemos que nosotras, nos metemos siempre en líos y necesitamos que nos salven...) y en película de acción que se precie, ha de ocurrir algún romancillo de por medio, si no, no tiene miga la acción. Da lo mismo que sus protagonistas sean piratas en el caribe, que aquel muchachito que vive una aventura rodeado de Transformers, para volver en la última escena con su novieta de morros sensuales y así hay finalfeliz+beso, o que sean Mr & Ms Smith, una pareja de espías, que se pasan toda la peli intentando matarse... para después descubrir que se querían.

Ay, el amor. El amor, lo puede todo, el amor mueve montañas, nos han dicho siempre.

El amor, da igual cómo, aparecerá algún día en tu vida y lo resolverá todo... o al menos lo recordarás eternamente, como la protagonista de Titanic, por ejemplo. ¿Nos hemos dado cuenta que toda la historia de la película de Titanic, romántica por antonomasia... ocurre... en una sola noche? ¡Una puñetera noche!. Vale que la escena de la mano marcada en el cristal del coche lleno de vaho, sexo y tensión, nos hizo estremecer, pero no deja de ser un rollo de una noche. Y con una sola bastaba para recordarle siempre... como su único y verdadero amor. Igual Jack era un gilipollas, pero a ella no le dio tiempo a saberlo: siempre le guardaría en lo más profundo de su corazón (aissss)

Titanic: el amor eterno más corto de la historia. 

No busquemos razones al corazón, nos dicen, ¡es AMOR!

Y así, aunque a veces en las comedias las tías sean estúpidas rubias histéricas, y a ellos nos los presenten en dos únicos modos: versión salidos o versión pagafantas, todo el mundo tiene un hueco para el amor ideal en el mundo del celuloide... hasta el duro Bruce Willis (que hace a las piedras parecer "blandiblu") sabe, en el último momento de su aventura, que el "quinto elemento", el más poderoso de todos, el único que salva definitivamente el mundo... es EL AMOR.

El imperturbable Bruce Willis encontrando el quinto elemento en el universo. 
Y no era lo buena que estaba la Jovovich. Era, por supuesto, el amor. 

En fin, que algunos guiones cinematográficos se empeñan en presentar el amor como algo irremediable, que no podemos evitar, por el que dar la vida entera.

Y no seré yo la que dé lecciones de guión, cine, ni de amor (que de esto último no sé si alguien deba darlas), ni recomendar dejar de ver películas (yo misma, no lo dejaría, con lo que me gusta).

El problema no está en ver historias ficticias tras la pantalla de ilusión y finales apoteósicos, sino en que algunas personas se empeñen en vivir una historia de "amor de cine", exponiéndose sin límites a esa idea de amor que todo lo puede y supera cualquier obstáculo, pero en la vida real, la de verdad: donde no hay protecciones, maquillajes, ni guiones escritos, a "tres metros sobre el cielo" no podrías vivir, y las balas matan.


¿Has amado alguna vez a alguien hasta llegar a sentir que ya no existes?, 
¿hasta el punto en el que ya no te importa lo que pase?, 
¿hasta el punto en el que estar con él ya es suficiente, 
cuando te mira y tu corazón se detiene por un instante?. 
Yo sí...” (El diario de Noa). 

¿Qué tiene de malo sentir que el amor te invada? Se preguntará alguien. Sentir amor nos hace humanos y sensibles, y estoy de acuerdo. Pero sentir amor quizá no pueda ser suficiente para todo. Quizá no pueda ser la respuesta para cualquier cosa, o no supere cualquier daño, sacrificio, dolor. Aunque a veces sintamos que el amor nos da la vida, no podemos dejar de respirar, por mucho creer que nos de vida. Lo cierto es, que si dejamos de respirar, nos ahogamos. Y ahí es cuando la historia de amor bella, perfecta y maravillosa que nos hemos creído, tiene un final que no esperábamos.

Ahí es cuando viene la frustración, los sueños rotos en mil pedazos, las desilusiones, las llamadas y las esperas, los intentos, las pesadillas, el sentir que se ha acabado el mundo. 

Y ahí es cuando empiezas a plantearte si ese ideal de amor que estabas buscando, es posible. Si esa persona con la que soñabas puede ser real, o no existe. Si te confundiste y viste cosas... que nunca existieron en realidad. Si igual estás mejor sin esa persona. 

Y aunque Hollywood se empeñe en reflejar que los tíos son muy duros, a ellos... también les pasa. Muchos guardan ideales del amor y se pasan la vida buscando la pareja perfecta... sin encontrarla. Y... ¿quién escapa a esa lucha que a veces se lleva nuestra cabeza y nuestro corazón? En eso, cualquiera puede perder, elegir enamorarse de algo que no es real, y que tenga que ganar la batalla la cabeza y no te quede otra que aceptar el fin del combate. ¿Cómo le/la dejo de querer? Nos preguntamos

La eterna lucha... ¿quién ganará?

Pero a ti que eres chica, hay un elemento que te pesa aún más. Se llama soledad. Es esa maldita idea que tienes en la cabeza de que sin un chico al lado no eres nada, porque toda chica necesita pareja. Que si no te quieren, es porque no vales lo suficiente. Que si no consigues pareja es porque tienes algún defecto. Y te repites la frase "estoy sola" con tanta frecuencia, que te pesa como una losa encima, con todas sus letras. S.o.l.a. La S te marea y no te deja pensar en nada más que buscar a alguien, donde sea. La o te encierra en la tristeza de tu habitación. La l te hace caer en brazos del primero que encuentras, y la a te termina rodeando y engañando de nuevo. Y es que a veces, por no estar solas, terminamos repitiendo historias negativas, cayendo en la miiisma historia de dolor una y otra vez. 

Quizá podemos hacer algo por evitar engancharnos en un mal amor, repensándonos las ideas que tenemos sobre el amor: qué buscamos, qué necesitamos... y si eso que necesitamos o queremos, está a nuestro alcance, o es una cúspide "de película".   

Si alguien te hace daño, si tu amor te duele tanto, si sientes que te mueres... quizá te estás empeñando en vivir una historia ideal de subidones emocionales que al final te van a terminar dejando pal arrastre. Si te empeñas en soñar con un amor perfecto, y encontrar un cielo lleno de corazones, a un héroe salvador, o a una bella princesa maravillosa que nunca tenga un sólo error... Es probable que algún día te caigas de esa nube de algodones que estás creando en la imaginación y no tengas a mano un botiquín de auxilios. Y para cuando te caigas, quizá te venga bien repensarte algunas cosas sobre tu idea del amor. 


Ilustración de Lyona


Sobre esto, y sobre cómo construir nuevos modelos de amor, nuevos mensajes que nos emocionen sin necesidad de morir, estuve pensando para un evento en el que participé en Santiago de Compostela en el mes de marzo (*) y seguí dándole vueltas cuando mi bloggeramiga June (marikazetari), se preguntaba si hay otra forma de enamorarse y de amar, que no sea la de este modelo tradicional de sufrimiento. Y aunque no quiero inventar un modelo de referencia, esta duda me anima a lanzar algunas preguntas, por si quieres encontrarle tus propias respuestas.

¿Te vas a empeñar en buscar a una persona ideal, tal y como un sueño?
¿Necesitas a alguien que llegue a tu vida para arreglarla?
¿Vas a lanzarte con ojos cerrados al dolor?
¿Necesitas tener alguien al lado, aunque sea a ratos mal, para sentirte "algo"?
¿Necesitas renunciar a todo por amor?
¿Vas a vivir tu vida centrada en otra persona?


Yo personalmente creo 
que querer a alguien no tiene por qué implicar renunciar a todo
olvidarme de mí misma, 
no valorarme si no estoy con alguien, 
pensar que mi pareja es lo primero… y yo lo último.

Que no es imposible querer a alguien y quererme a la vez

Y que lo peor que puedo hacer en mi historia es olvidarme de mí, 
la persona con la que pasaré toda la película del principio al fin, 
porque, incluso aunque tenga acompañante, 
la "prota" de mi vida, soy yo. 

Continuará. 


(* Nota para el personal profesional interesado, próximamente, cuando acabe la reforma de mi espacio en la que estoy metida, prometo materiales, ponencias y presentaciones. Gracias por la espera)

35 comentarios:

  1. Me ha encantado tu entrada. ☺

    La cultura en nuestra sociedad nos ha vendido ese modelo de amor “idealizado”, un amor que “todo lo puede”, basado en el sacrificio y la entrega casi absoluta hacia el otro.

    Durante nuestra larga socialización hemos aprendido lo que significa enamorarse y asociamos a ese estado determinados sentimientos que debemos tener.
    Es decir, el amor es fruto de la cultura, fruto de una determinada forma de pensar, de unas ideas. Por eso el amor y el enamoramiento se viven de formas diferentes en diferentes puntos de la humanidad y también se han vivido de formas distintas a lo largo de la historia.
    Por ejemplo, en China no existe el concepto occidental del amor. El verbo amar se utiliza solamente para definir las relaciones entre la madre y los hijos. El marido no ama a la mujer, “tiene afecto por ella”. A las eternas dudas europeas: ¿es amor o no esto que siento?, ¿amo a esta mujer, a este hombre o siento solo cariño?, un psiquiatra chino las consideraría síntomas de locura.
    El amor tal y como lo entendemos en Occidente tiene su origen en el amor trovadoresco -lo que cantaban los juglares sobre el amor a su enamorada, generalmente una mujer casada-. Y ese amor estaba idealizado porque nunca compartían las tareas del día a día, ni tenían que buscar los “huecos” para verse, ni tenían que educar a las criaturas, ni tenían que pagar la hipoteca del piso, ni…
    Además su amor resultaba doloroso porque nunca podía llegar a ser real y sólo se quedaban en unos sentimientos muy intensos, como lo son los del enamoramiento, pero que les hacían sufrir muchísimo. Esta relación del amor con el sufrimiento es, además de muy perjudicial, una idea falsa: el amor, si causa dolor, no es amor.
    Cuando el amor es sano resulta una experiencia gratificante para quien lo vive, pero en su frontera enfermiza se torna en dependencia, celotipia, frustración, sufrimiento e incluso violencia.

    Te quiero por encima de todo, más que a mi vida; sin ti me muero; te mato si me
    engañas, te regalo mi vida o eres sólo mía, son algunas de las frases de ese amor romántico: la base de nuestra disfuncional educación sentimental.
    Y es disfuncional porque esa ideología del amor con el cebo del romanticismo,
    que sustenta la actual estructura familiar, es la base de situaciones de discriminación, de las relaciones abusivas, de los micromachismos
    cotidianos en las relaciones de pareja (que se dan en hombres y mujeres por igual) e ingluso de algo tan grave como la violencia de género.

    Creo que deberíamos romper cada unx de nosotrxs con esos patrones y solo permitirnos relaciones afectivas construidas desde la igualdad, donde no tengan cabida los celos, la dependencia emocional o la falta de respeto.

    Este post lo he hecho transcribiendo ideas interesantes de un documento muy recomendable con el que estoy trabajando al hilo de la reproducción del sexismo en la música:

    http://www.gobiernodecanarias.org/icigualdad/sms_aplicacion/descargas/mp3web.pdf

    Un saludo y gracias por tu trabajo. Necesitamos despertar cada vez más…

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estas equivocada, de lo que tu hablas al principio es el amor platónico; el verdadero romanticismo tiene una cúspide en el siglo 18, y esta muy relacionada con la galanteria y la seduccion. No se basa solo en la relacion de un amante y una mujer casada, si no de el cortejo previo que hace un hombre a su futura esposa.

      Lo que dices de China tambien esta mal contextualizado; en oriente las mujeres tienen profundamente asimilado el sufrimiento, la abnegación y el sacrificio como unos de los valores mas importantes y su estructura familiar es totalmente rigida y desigual (por su puesto que eso no es malo, es más bien su seceto que los hace funcionar tan bien).

      Por último debo aclarar que no tiene nada de disfuncional el amor romántico (increible que te atrevas a atacar esto); claro que este amor tan intenso suele ir disminuyendo su intensidad con los años; pero va siendo sustituido por otras cosas, como el afecto, el compromiso, la responsabilidad, la necesidad, la conveniencia, las buenas costumbres, etc. Si a ti no te gusta la intensidad, ni las relaciones para toda la vida, y vas a estar mas preocupada por no ser una víctima que por vivir de una forma intensa y valiosa, aunque sufras; que te puedo decir, no tenemos nada que hablar.

      Eliminar
  2. Gracias por tu mensaje María, reconozco que no me he puesto a explicar la teoría, a pesar de que haya leído mucho sobre ello... pero es que me gusta tanto sacar ejemplos reales que voy viendo por ahí, que aunque a veces desvaríe un poco, no puedo evitarlo. Con tu explicación ya, queda completísimo! ;)
    Un saludo para ti!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Realmente WAW...!! De casualidad encontré tu blog y no me gustó... ME ENCANTÓ!! Hay muy pero muy pocas personas que piensan de esa manera y realmente te hacen un clic... Muchas veces lo único que encontras en los blogs son cosas medio sacadas de un libro... :/ poca profundidad, poca dedicación,y chicas que necesitan consejos y los encargados de "ayudarlos" son los lectores...no digo que este mal...peso son muuuy pocos los que utilizan las neuronas xa responder siempre dicen cosas como x ejemplo leí un mje que decía que una chica había sido aprovechada x su novio sin su consentimiento obvio y tenía vergüenza ya no lo veía igual,se sentía mal...y no faltó la hueca que le dijo que se olvide y haga como que nada paso que no es gran cosa. No es gran cosa???!!! En fin pero el tuyo realmente se lleva los aplausos! Me encantó la profundidad y realidad y sobre todo la profesionalidad con que se encaran los temasque planteas. Espero que tu blog siga progresando :-D éxitos!!

      Eliminar
  3. Hola Ianire!

    Te felicito por el espacio de reflexión que presentas en tu blog. Sin dudas el AMOR es un capítulo aparte: muchas veces nos saca de eje a tal punto, que como decís en tu blog "mi novio (amante, esposo) me controla" y todo se descontrola; creo que es muy sano podér pensar esto de forma compartida y escribirlo en voz alta. ;)
    Te invito a mi blog para que sigamos reflexionando juntas: www.cleopotrasargentinas.blogspot.com

    Un beso, y hasta la próxima!

    ResponderEliminar
  4. Maia muchas gracias por pasarte por aquí!!
    Te he visitado y me ha encantado esto: http://www.cleopotrasargentinas.blogspot.com.es/2012/03/no-me-ama.html Genial el corto.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenísimo, Ianire B-) Me siento muy halagada , chee!
      Otra vez, te felicito por tu trabajo es muy rico , amo la selección de imágenes con el texto, sin dudas logras transmitir mensaje es claro, contundente y muy didáctico para todas aquellas a las las que el amor nos confunde tanto (¿quedará alguien exento?) A propósito, leí por ahí esto, que según se dice es un proverbio latino:
      "Es una locura amar a menos que se ame con locura". ¿Qué pensás de esta frase?
      gracias y hasta la próxima!
      besos :)

      Eliminar
    2. Soy de aquellas que creen que las frases hechas, refranes y proverbios no han de tomarse como dogmas de fe ni creencias fijas, aunque a veces soñemos o podamos estar de acuerdo con ellos. La gran mayoría nos imponen una realidad fija, como si sólo existiera un amor (el amor de pareja heterosexual) que no tiene límites, que no se puede controlar, que te enloquece, te obnubila, te llena de ceguera, quete quete quete mueres y ya está!... Lo malo de cegarse en un único y exclusivo modo de ver el amor, es olvidarnos de todos esos amores sanos que podemos vivir cotidianamente sin morir de angustia, enloquecer o sufrir, los buenos tratos y respetos, la solidaridad, el amor de la amistad, el cariño y la comunicación... Pero podemos construir miles de formas y frases con las que representar formas de amar que parece que no existen en la cultura romántica, pero sí existen en nuestras vidas y felicidades. No sólo del amor de pareja exclusivo y desquiciante vivimos ;)

      Eliminar
    3. Gracias, Ianire! Tu respuesta me dejó un dejo (valga la redundancia) de optimismo y una gran inner smile ! Gracias Gracias porque estoy tan harta de eso del amor tiene que doler, el amor hace sufrir. Y creo que como bloguera puedo (y debo!) comunicar esto de una manera que llegue. Como lo haces vos! Gracias una vez más, y espero con ansías que reanudes tu sitio ya que voy a estar siguiendo tus posteos, y muy probablemente también te voy a citar. Besos! Hasta la próxima!

      Eliminar
  5. El escritor Fernando Aramburu escribe en su blog, sobre una presentación de su libro:
    "Me flanquearon hembras a la mesa. Estaba, pues, como en casa. Es que congenio con el rebaño cuando es bello y huele bien."

    ResponderEliminar
  6. Muy interesante el blog y los comentarios, me alegro de haber "caído" por aquí... ;o)

    Respecto a la condición cultural del concepto de amor, parece que se alude a ella en un esfuerzo por aliviar las tensiones de "cierto sentimiento" que, efectivamente, no tiene un denominador universal. Es un intento bienintencionado por desatarlo de la naturaleza entendida como inevitable, inmanejable, y hacerlo más moldeable o "desaprendible", en cuanto concepto cultural. Lo que es transitorio y alterable parece menos amenazante o, cuando menos, sus males cambian de rostro.

    Sin embargo, esa dualidad naturaleza-cultura ya no es lo que era. Sobre la primera, constantemente se nos invita a gozar de su manipulación, de su adaptación a nuestras necesidades; y parece como si la segunda, bajo una aparente diversidad, escondiera un rigor mortis que se va extendiendo desde su base. Se nos ofrece una cama dura sobre la que descansar de nuestras inquietudes, pero no se nos quiere permitir participar en su diseño.

    Bajo esta perspectiva, quizá no importa tanto cuál sea la base del concepto, sino saber si depende de nosotras/os determinar, o por lo menos condicionar, cuándo nos enamoramos, de quién o en qué circunstancias. En caso contrario, habrá que deducir que todas las vacunas y remedios serán paliativos y temporales. Si el amor es una dicotomía, no será la del amor bueno/amor malo. En todo caso será la del deseo destructivo/dominio total, en la que no hay término medio. No hay más remedio que avanzar sin fin y cada paso que damos nos dirige inevitablemente hacia un precipicio u otro, y para orientarnos sólo contamos con nuestra intuición.

    Pero que los remedios sean contingentes no quiere decir que sean prescindibles. Posiblemente la fuente primera del amor, la misma que lo hace tan frágil y tan poderoso, sea la misma que convierte al ser humano en un ser "para" la Otra/el Otro, en ser moral: su profunda soledad y su frustrada necesidad de trascendencia. Sospecho que las sociedades que con más éxito han aliviado este dolor no lo han conseguido ocultándolo. Al contrario, su consciencia y su expresión deberían conducir a una mayor comprensión mutua y a una mayor solidaridad.

    El dolor del amor, en toda su soledad y en toda su individualidad, sólo se puede concebir, y también aliviar, en sociedad. La que nos toca vivir no nos facilita la tarea, pero tenemos que intentarlo. Para ello, las lecturas que suponen más que un pasatiempo (al final recomendaré algunas), y las amistades duraderas suponen un esfuerzo al que no debemos temer.

    Mientras tanto, hay que agradecer a Ianire su dedicación a favor de quienes más sufren (la humanidad entera no puede sufrir mayor dolor que el de una sola persona), por eso a ella y a ellas les dedico esta cita: (aquí no entra, lo meto en el siguiente post)

    ResponderEliminar
  7. "Para sentir amor por uno mismo, necesitamos ser amados. (...) ¿Y cómo sabemos que no hemos sido desdeñados o considerados un caso perdido, que el amor está llegando, puede llegar, llegará, que somos dignos de él y por lo tanto tenemos derecho a permitirnos el amour de soi, y a gozar de él? Lo sabemos, creemos saberlo, y cuando nos hablan y nos escuchan confirmamos que nuestra convicción era acertada. Cuando se nos escucha atentamente, con un interés que delata y señala la voluntad de responder, suponemos que somos respetados. Es decir, suponemos que lo que pensamos, hacemos o nos proponemos hacer tiene importancia.

    Si otros me respetan, obviamente debe haber "en mí" algo que sólo yo puedo ofrecerle a los otros; y obviamente existen esos otros, sin duda, a quienes les gustará y agradecerán el ofrecimiento. Soy importante, y lo que digo y pienso también es importante. No soy un cero, alguien a quien se puede reemplazar y desechar fácilmente. Yo "hago una diferencia", y no sólo para mí mismo. Lo que digo y lo que soy realmente importa, y no se trata tan sólo de una fantasía mía. Sea cual fuere el mundo que me rodea, ese mundo sería más pobre, menos interesante y menos promisorio si yo súbitamente dejara de existir o me marchara a otra parte.

    Si eso es lo que nos convierte en adecuados y dignos objetos del amor a uno mismo, entonces la demanda del "ama al prójimo con a ti mismo" (es decir, suponer que el prójimo desea ser amado por las mismas razones que nos inducen a amarnos a nosotros mismos) implica el deseo del prójimo de que se reconozca, admita y confirme su dignidad, su posesión de un valor único, irreemplazable y no desechable. Esa exigencia nos insta a suponer que el prójimo sin duda representa esos valores, al menos mientras no se pruebe lo contrario. Amar al prójimo como nos amamos a nosotros mismos significaría entonces respetar el carácter único de cada uno, el valor de nuestras diferencias que enriquecen el mundo que todos habitamos y que lo convierten en un lugar más fascinante y placentero, ya que amplían aún más su cornucopia de promesas."

    Zygmunt Bauman. Amor líquido.

    Toda la bibliografía de Bauman merece atención. Amor líquido y Tiempos líquidos son muy recomendables. Ética posmoderna es una joya que requiere más tiempo. Aparte, también es muy interesante Deseo, una historia de la sexualidad en Europa, de Anna Clarck.

    Muxu bat.

    ResponderEliminar
  8. Llevaba tiempo queriendo leer a Bauman sin (tiempo para) hacerlo, pero aprovecharé tu recomendación para reforzarme en ello.
    Muchas gracias Andoni!
    Muxu handi bat zuretzat!

    ResponderEliminar
  9. Hola soy educador social , hago talleres con adolescentes en institutos trabajando temas de derechos humanos, violencia de género etc.

    Hablamos mucho de machismo y formas encubiertas de machismo en elementos culturales cotidianos y literalmente FLIPAN. Este blog me está encantando, prometo leérmelo enterito.

    ¡No sé quien eres pero gracias!
    Víctor.

    ResponderEliminar
  10. Hola Victor! Pues soy Ianire ;-)
    Yo soy psicóloga y también hago talleres e investigación con adolescentes, una parte de mi también es lo que escribo aquí, así que me alegro mucho que tengas ganas de leértelo enterito! Y... qué más te voy a decir, que desde hoy entonces, soy también una compañera virtual
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Hola, acabo de encontrar tu blog y me gusta mucho ;)
    Respecto a la entrada puedo compartir que en una charla con mis amigas les pregunte que era el amor y me dijeron:
    -Cuando lo sientas lo vas a saber
    -Pero si no se que es, como lo voy a saber?
    -Ya lo sabras, es una cosa que nace asi, sin una razon aparente.
    - Y si no tiene razon aparente como se que es amor o otra cosa? Ademas, como se si la otra persona piensa que el amor es lo mismo que yo pienso que es? (en el caso de una posible relacion)
    -BASTA DE FILOSOFAR QUE NOS VOLVES LOCAS!
    Fin de la conversación.
    Aparentemente el amor es un "algo" indescriptible y que se siente universalmente de la misma forma. Siempre sabrás que ese "algo" llegó porque Duuuh!!! Es muy obvio!!!! No nos hagas perder el tiempo en pensar cosas que todos saben.
    Cuando rompi con mi novio me desespere por encontrar a otra persona que llenara el hueco que había dejado. Porque aunque yo no era una novia obsesiva, el hueco era enorme (yo nunca había tenido hasta ese momento una relacion "formal" o "adulta"). La obsesión de a poco se me fue calmando y empecé a disfrutar un poco de mi solteria y me di cuenta que era inutil buscar un novio solo porque me sentía sola o aburrida. Me he reconciliado con migo misma bastante desde entonces : D. Ahí me di cuenta de que ninguno de los dos se planteaba la misma idea de lo que era el amor o a que se comprometía uno al tener pareja.
    Espero no haberte aburrido! Saludos y seguí tu blog que esta muy bueno!

    ResponderEliminar
  12. No me has aburrido! Me ha encantado el relato de tu experiencia. Das una clave bastante importante en lo que cuentas y es el darse cuenta de que no hay por qué buscar un "algo" (pareja) que llene un vacío o un hueco, me alegro mucho que te hayas reconciliado contigo misma y lo hayas llenado sin buscar un "salvador", pues no hay nadie que realmente nos salve de nuestro yo más que reconciliarnos con quienes somos. Gracias por pasarte por aquí y los ánimos! Un abrazo!

    ResponderEliminar
  13. Me encanta tu blog (y encantar es poco!!!). Ojalá sirva para arrojar algo de luz y sobre todo, ser más libres y felices. La frase de "quererme y querer a alguien a la vez es posible" la creo yo misma también, firmemente.

    Un beso grande y creo que haces una labor genial. ¡Sigue así!

    ResponderEliminar
  14. Muchas gracias Mar! Quiérete mucho!!! :-)

    ResponderEliminar
  15. He llegado por casualidad a tu blog, y me ha ENCANTADO! Tienes un arte para escribir increíble, ojalá te lleve lejos! Además de unos ideales geniales, haces un trabajo estupendo, como dice Mar. Te me has ganado de una manera impresionante, a favoritos que vas!
    Por cierto.. también es genial saber que te llamas igual que yo... ni Janire, ni Yanira, ni Ianira... Ianire!!

    ResponderEliminar
  16. Anda, qué bien encontrar una tocaya y que te añada a sus favoritos! :-) Pues encantada, Ianire, muchísimas graci

    ResponderEliminar
  17. As por el ánimo que me mandas! Un abrazo!

    ResponderEliminar
  18. todo lo que tengo que decir lo resumo en ......... muy bueno (Y)

    ResponderEliminar
  19. Son casi las 3 de la mañana y todavia sigo leyendo tu blog.... con eso te digo todo, no? Es genial! :) Tengo que reconocer que soy adicta a las peliculas de superfelicesparasiempre, no sé la verdad por qué. Creo que el tener una infancia muy dura fue la causa. Mi escape era la tv, asi no pensaba, podía olvidar y me hacía sentir bien por un momento...hasta que salia del trance.
    Ahora que he despertado de mi propio cuento de hadas, donde me casé con mi principe azul que me rescató de mi malvada madrastra y toda la familia, amigos, raices.... de MI misma..... me llevó a su palacio para que aprendiera a cocinar perdices, aunque no me gustara, y asi ser una buena MUJER, (porque por lo visto mis genitales no lo habian demostrado todavía lo suficiente), eso que todo principe desea, una gran madre para sus hijas pero una guarra en la cama.....buena y cariñosa, siempre dispuesta a echar un polvo.....una buena madre de sus hijas a las que cuidar casi siempre sola, con una enfermedad crónica incluida que nos hizo familia numerosa, dispuesta a todo a cambio de nada.....desaparecer como persona y hacerte cada vez mas invisible para esta sociedad pero incoherentemente presionada para ser PERFECTA para ella, osea una "perfecta invisible".....sin poder trabajar por falta de guarderias y ayudas pero a la vez sin reconocer el trabajo que haces en casa como educadora, enfermera, limpiadora, cuidadora, psicologa, cocinera, costurera, profesora, peluquera......y más.....
    Ahora que he despertado de todo este sueño y dado cuenta de lo fuerte que me ha hecho, al leer tus palabras a partir de la cita del Diario de Noa y ver escrito todos mis sentimientos me demuestra que no estoy tan loca. Dices lo mismo que lo que siento, que el amor no es suficiente, claro que no!, y nadie me lo enseñó, me alegro que tu lo estés haciendo. Eso es lo que yo quiero ahora inculcar a mis hijas.... y también a mi marido, pero esto ultimo me está resultando casi imposible, no sé si conseguiré rescatar a mi principe azul.....
    Sé que lo tengo muy claro pero responder a todas tus preguntas del final con un NO me da mas fuerzas.....leerte me ha llenado.
    Un abrazo muy fuerte y espero seguir leyendote muy pronto.

    ResponderEliminar
  20. Es obvio que el amor no basta, pero de hecho nunca lo ha hecho; si las cosas han funcionado relativamente bien en la mayoria de las familias a lo largo de la historia, es porque siempre hubo mas elementos que solo el amor para que funcionaran, como valores, principios, circunstancias, etc. ¿O acaso crees que antes no existian los divorcios y en general los cosas marchaban bien al interior de las familias porque el 100% de los matrimonios se amaban siempre y perdidamente hasta que la muerte los separó? obvio no.

    Pero en lo que te equivocas garrafalmente es en suponer que el amor romántico, aunque no baste, sea algo malo (cuando endulza una de las mejores etapas de la vida); y en lo que otros se equivocan es en pensar que la idea de que centrar tu vida en alguien más o renunciar a "todo" por amor, es algo malo. Eso es claramente un valor y es de gran importancia a nivel social; además es el rol de la mujer por autonomacia en cualquier cultura :)

    ResponderEliminar
  21. Hola Ianire! Aquí también son las tres de la mañana! Di con tu blog por casualidad leyendo el artículo sobre el día de los enamorados. Me fui a la cama, lo miré desde el teléfono y aquí me tienes adicta, me he levantado y he encendido el ordenador. Me lo he leído todo y estoy con una sensación muy linda porque comparto tus ideas y las experiencias que apuntan las personas que te leen. Estoy contenta de ver que existen estos espacios donde podemos reconocernos y apoyarnos. Yo tengo 34 años, y si bien no me sucedió lo que cuenta Rbk, veo a mi madre en ella. Entonces quiero saludarte Rbk, y decirte que me encanta tu visión y tu claridad, me da alegría por ti. Fuerza!
    En octubre dejé una relación de violencia física y psicológica. Yo soy de esas personas que cuando lo veía afuera pensaba que era imposible que me pasara a mi. Me he identificado con muchas cosas en el blog, entre otras, que es verdad que te puede agarrar desprevenida y que es difícil dejarlo. A partir de esta experiencia y en el intento de reconstruirme me he puesto a investigar sobre el tema y recién ahora escucho y entiendo esto del "amor romántico" y cómo funcionan las relaciones basadas en él. Quizás si hubiera tenido información sobre estas cosas no me hubiera sucedido, quizás hubiera detectado actitudes o síntomas de que mi relación no era normal (celos, control, adicción, hacer todo juntos, regalos despanpanantes y luego indiferencia o malos tratos)Yo creo que entré en una secuencia de hechos que cada vez me mareaban más e identificaba estas actitudes con el amor (como explicas tu) Por otro lado, también me pesaba el hecho de que hace años que estaba sola y mis familiares y amigos comenzaban a preocuparse (???), entonces tenía que sostener el estado de pareja y que fuera normal a toda costa (si, ya sé, una locura)Finalmente, también me pasó como a Agustina, esto de querer llenar desesperadamente el hueco que él dejó. Por suerte ahora estoy bien conmigo misma.
    Entonces quería felicitarte por tu trabajo, decirte que leerte me da consuelo, me informa y me gratifica saber que muchas mujeres pueden aprender reflejarse y compartir aquí sus inquietudes.
    Por mi parte, como una forma de hacer catarsis comencé a escribir un cuento que ya es una novelita sobre el tema mujeres. Es sobre los que nos pasa con estas cosas del amor y la pareja: que si no tenemos un hombre al lado no somos válidas, que esperamos que alguien nos salve, etc etc. Desde que lo escribo, mis amigas y otras mujeres se van acercando, van leyendo pedacitos y se van identificando. He dado con círculos de mujeres y hemos formado uno en mi ciudad natal. Me sumo a la causa desde donde me toca, para compartir, para sacar velos, informarnos y sobre todo descubrirnos entre nosotras. Tu blog ha sido un regalo, desde aquí te sigo ;)

    ResponderEliminar
  22. Muchisimas gracias Emiliana! Parece que tus deseos de "fuerza" para mi han hecho efecto y ahora mismo estoy en plena batalla, parece que mi principe azul se está dejando rescatar! Estoy feliz :)
    Yo también te quiero transmitir mi fuerza y alegría y desearte lo mejor del mundo, que es precisamente lo que ya has encontrado, tu misma. Eres muy fuerte y valiente por hacer lo que has hecho, eso que nunca se te olvide. Un saludo muy afectuoso.

    ResponderEliminar
  23. Respondo al artículo sin leer los 28 comentarios previos, quizas alguien ya haya opinado como yo...
    Tengo claro que NADA es para siempre y que TODO va cambiando. Al final el TIEMPO se impone.
    Sin embargo, para siempre, en una vida no son más de 80 años; y entonces si me consta que existen relaciones que duran ese tiempo. Lo veo en los que celebran sus bodas de oro con ilusión adolescente, en parejas de octogenarios que aún pasean de la mano por el parque, en ancianos que se miran a los ojos con extrema dulzura... Sí, serán minoría, pero suficiente para que uno mantenga la ilusión. Me han roto el corazón en un par de ocasiones, y duele, y se lo ponemos más difícil al siguiente, y caemos en la tentación de pensar que no será posible... Pero es falso, el que no hayamos acertado a la primera, no significa que no pueda ser. Y más aún, no nos da derecho a hacer apología del desamor por más que nos veamos cualificados para ello. Cada uno ha de tener sus propias experiencias sin la negatividad en mente de malas experiencias ajenas.
    Por otro lado, el Amor ha de ser recíproco, las renuncias, sacrificios, entregas y alegrías han de ser mutuas y compartidas. Ya sé, es mucho más fácil de decir que de conseguir. Esas parejas mayores que puse de ejemplo han tenido sin duda malos momentos, pero a la vista está que pueden superarse. Me da la sensación de que en la actualidad somos menos propensos al sacrificio ( siempre por quien lo merezca ) por pequeño que sea y a veces tiramos la toalla antes de tiempo perdiendo la oportunidad de de salir del conflicto con una relación reforzada y de mayor complicidad.
    Bendito Hollywood con sus comedias románticas, las prefiero a estar reconcomiéndome con fustraciones pasadas pensando que sólo estaría mejor...

    ResponderEliminar
  24. Yo estoy de acuerdo con lo que dice tu post, pero por mi experiencia personal iría más allá. Yo tuve un noviazgo de 1 año y medio en el que renuncié a muchas partes de mí por complacer al otro, en el que él era el centro de mi mundo y yo no era nada... y gracias al cielo hace un año se terminó. Al principio estaba muy mal, deprimida, lloraba todas las noches, sentía un agujero en el pecho, con dolor físico incluído.
    Afortunadamente, el mundo y la vida y el presente se impusieron y salí de ahí renovada, asombrada con la persona que había olvidado que era, queriéndome y queriendo realmente a los demás, disfrutando de cada momento, de cada encuentro con cualqueir persona.
    Hoy sigo soltera, y (quizás es una secuela de mi relación) cada vez que alguien me dice que debería tener novio, que "qué haces que no tenes novio vos, una chica joven y linda" me dan ganas de agarrar cualquier objeto contundente cercano y revoleárselo por la cabeza (evidentemente no lo hago jaja) pero en serio me pregunto,
    y por qué cojones tengo que tener novio??
    Por qué esas ganas (o necesidad)de comprometerse con alguien??
    Por qué no poder ir viviendo la vida sola, compartiendo momentos con otras personas y disfrutando sin necesidad de atarlas a mi lado, controlarlas o hacerlas MIAS? Yo no quiero que nadie sea mío, ni quiero ser de nadie!

    Hollywood ha hecho mucho daño a las personas que no saben dejar esas historias en un terreno diferente al de sus vidas. La vida es más compleja que un guión de cine. Los actores, a diferencia de nosotros, tienen los diálogos memorizados. Y aparte, la historia se termina cuando están felices! Qué historia real se termina en ese momento? Ninguna.

    Y por qué no ponernos de novios con nosotros mismos? Si al final, somos los únicos que sí o sí estaremos con nosotros hasta morir? Hacerse amigo de uno, quererse, enamorarse de uno, es hermoso. Quizás si muchas personas hicieran eso, centrar su energía en producir su propia felicidad en vez de en encontrar alguien que se la de, vivirían más tranquilos.


    En fin, perdón por descargarme en tu blog pero justo hoy pensé mucho en esto y en mi enojo con las convenciones sociales ocn respecto a las relaciones amorosas, y necesitaba soltarlo.
    PD: Hermoso blog, me encantaría algún día tener uno como el tuyo :)
    Beso, y toda la suerte!

    ResponderEliminar
  25. ¡Hola! He dado con tu blog a partir de una página que sigo en facebook y me dio por leer algunos de tus artículos. Están muy bien hechos y da para pensar un ratito sobre el tema este del amor. La verdad que las películas de amor idealizado (TODO eso está pensado con su guión y su historia como bien has dicho)me hacen una duda existencial ¿las veo o no las veo?

    Mi opinión es que las películas románticas y novelas, en las que el amor se presenta tan dramático e imposible, para recrearse o sentirse un poco "media enamorada" pero sin llegar a creerte esa historia, no creo que sea malo. Lo que sí sería ya de preocupación, es que pienses que puede ocurrir de verdad (esto último sobre todo, dirigido para las chicas que sean más románticas e inocentes) Ese es el problema.

    Tengo 22 años y no creo en el amor ni en similares, es más lo evito. Aunque me gusta a veces imaginarme historias medio imposibles estilo Titanic o similares, hasta he escrito una x). Pero sé que son irreales y no me como la cabeza hasta llegar a creer que todo eso se cumpla.
    También, uno de los motivos por los que me ha llamado la atención tu blog, viendo las entradas que has puesto sobre el amor y tecnologías, me han recordado a una amiga que debido a como es, me preocupa.

    Espero no haberte saturado este comentario :P
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  26. ¿Qué hacer cuándo me he olvidado de mi, cuando deje que centro del mundo fuera él? Porque ahora él hace su vida normal y yo me he enfrascado en él.

    ResponderEliminar
  27. Amiga muy interesante tu blog, me gusto mucho tu entrada y todo lo demás que compartiste en el, muchas gracias.

    ResponderEliminar

Los comentarios están moderados, así que es posible que lo que escribas tarde un tiempo en aparecer publicado. No se publicarán comentarios irrespetuosos o que contengan datos personales o confidenciales.

Este un blog de reflexión-debate, que te anima a que tú busques y encuentres tus respuestas. No creo en claves ni trucos, ni doy consejos, así que si buscas alguien que te diga si seguir o no con una relación, yo no soy quien lo hará. Creo en que tú puedes encontrar tus respuestas, pero no en dártelas yo.

Si lo que necesitas es un servicio de atención, crees que estás siendo víctima de violencia de género o quieres consultar sobre un caso concreto, puedes llamar al teléfono 900 840 111 (24 h) si estás en Euskadi o al 016 (Teléfono central para España, donde te informarán de los recursos de tu comunidad). Desconozco los recursos de otros países, pero puedes contactar con alguna asociación de mujeres-oficina de atención a la mujer, profesional de servicios sociales, o alguien de confianza, para que no te quedes sola con la duda, con el miedo, o con el silencio, y busques compañía que te pueda ayudar.