Blog para chicas confundidas por el amor que quieren desconfundirse. De Ianire Estébanez bajo licencia Creative Commons Licencia de Creative Commons

Lo que Disney nunca nos contó de sus princesas...


Las historias de Disney, las de príncipes azules valerosos y luchadores y princesitas de cabellos dorados dulces como la miel... siempre terminaban con un final feliz.
Lo que nadie nos contó es lo que pasaba al bajar el telón y que saliera el "FIN".

Nada más despertar a la mañana siguiente, cuando la princesa y el príncipe se levantaran, la realidad podía haber cambiado enseguida, porque al fin y al cabo... ya no estábamos viéndoles y no tenían por qué fingir...

Que se lo digan a Blancanieves... Que se pasó todo el cuento encargándose de arreglar la casa de los 7 enanitos, de tenerlo todo listo y preparado para cuando ellos volvieran del trabajo. Que vaya esclava que era la pobre, todo siempre arreglado, precioso y perfecto y ella siempre con una sonrisa en la cara... con tal de que todos estuvieran contentos. Cuando encontró al príncipe que ella pensó que la sacaría de allí y decidió macharse con él, quizá pensó que las cosas iban a ser diferentes con un príncipe... pero la historia se siguió repitiendo, y Blancanieves se pasó la vida arreglando la casa del otro, criando churumbeles en lugar de enanos, amargada de no poder salir, mientras su maridito, que no quería dejar de ser el príncipe de su casa, tenía tooodas las comodidades al alcance de su mano. ¡Pobre Blancanieves! Dejar de ser esclava de 7 enanos para pasar a serlo de un comodón!


¿Y la Cenicienta? Nunca nos contaron qué pasó cuando ella y el príncipe se casaron, después de que consiguiera calzarse con todo el sufrimiento del mundo ese maldito zapato de cristal (que incómodo tiene que ser un rato) y hacer como que andaba perfectamente sobre su taconazo, todo con tal de ser la elegida... En cuanto se quitó los malditos zapatos, se puso una ropa cómoda, e intentó ser ella misma, el príncipe comenzó a buscar otras princesitas con las que irse de fiesta, porque... reconozcámoslo, al chico lo que le gustaba no era ella, sino su apariencia de perfección... ¡Pobre Cenicienta! Acabó alcoholizada yéndose de bares donde nunca más encontró ningún príncipe...



¿Qué pasó con La Bella?. La maravillosa Bella sí que era guapa. Era la más preciosa de todos los cuentos.

Qué más daba si él era una bestia inmunda... Los cuentos nos enseñan que por muy bestia que uno sea, siempre habrá una chica maravillosa y perfecta que lo deje todo por estar con él. Qué más da cómo fuera, pensara o se comportara ella... lo único importante de ella era su belleza.


Así, la pobre Bella fue viendo cómo todo el mundo la valoraba sólo por su aspecto... y por nada más. Pero el tiempo iba pasando, los años iban cambiando su aspecto y Bella iba envejeciendo... Tan presionada como estaba de tener que ser siempre "la más bella", y creyendo que eso era lo único que importaba, tuvo que entrar en quirófano una y otra y otra y oooootra vez... Todo con tal de que los demás la siguieran aceptando. ¡Pobre Bella! ¡Nunca se pudo dar cuenta de que lo más bonito de ella no estaba por fuera!


Siempre nos dijeron "que fueron felices y comieron perdices". Pero jamás nos contaron esta "continuación" de los cuentos...

Aceptémoslo. Ninguna de nosotras somos princesas. No podemos ser perfectas, maravillosas y eternamente bellas. No podemos ser siempre dulces, hacerlo todo por los demás y creer que vivimos en un cuento. No podemos quedarnos a esperar que ningún príncipe maravilloso nos salve.

Tampoco existen los príncipes. Podemos pasarnos la vida intentando encontrar al príncipe azul perfecto que nos colme de felicidad... que todo lo que vayamos besando por el camino serán simples ranas. Porque la perfección no existe.

Porque los príncipes y las princesas son "de cuento", ¡de mentira!, no de realidad.

Así que tú ¿qué prefieres buscar? ¿Un príncipe de mentira o un chico real?
¿Nos quedamos con el final que "nos venden", o intentamos que nuestros cuentos sean diferentes a estos?




Quizá te interese también la entrada: Más sobre los valores de las princesas Disney

15 comentarios:

  1. Genial Iani genial, te pongo en favoritos que no te tenía :D

    ResponderEliminar
  2. ¡Vaya!Siempre me pregunté porqué todos los productos de la factoría Disney que se venden para niñas,nunca incluyen a Pocahontas entre sus princesas.Al principio pensé que al tratarse de una princesa de raza india( dado el innegable acercamiento ideológico de este´´adorable ancianito´´a la exaltación aria del tercer Reich),ese era el principal motivo.Al ver a Jasmine ,también morena y árabe,opté por creer que se trataba de una cuestión estética puesto que Pocahontas va descalza y en harapos.
    Pero ahora sé la verdad.Nuestra bella heroína dejó marchar a John Smith sin abandonar lo suyo.Y es que la pasión nunca ha de confundirse con el amor.
    Gracias,Janire.Acabo de descubrir tu blog y me ha encantado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ok chido y yo q me gustava tanto mmmmmmm

      Eliminar
  3. ¡¡¡Muy buena Poca!!! Tendremos que rescatar más a Pocahontas entre nuestras ídolas! :)
    Muchas gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo siempre me quedaré con Mulan. Y con su abuela! jajaja!
      Aunque Mulan si hubiera nacido en el siglo XX, y debido a la política de natalidad china para con las niñas, hubiera sido abandonada y probablemente no la hubieran dejado vivir... Gran pérdida de ingenio, creatividad y valentía! Con un poco de suerte quizá hubiera sido adoptada por alguna familia europea... Felicidades por el blog!

      Eliminar
    2. ianire muchísimas gracias, yo soy de España y siempre me he preguntado:¿y, cómo acaban los cuentos de las princsas disney? me has abierto los ojos =^.^= sigue así

      Eliminar
  4. Siempre pensé que ser una princesa de disney seria lo mejor que te podría pasar pero con el tiempo me di cuenta que vivir realmente sus vidas era más complicado de lo que parecía... Me encanta tu página!

    ResponderEliminar
  5. Felicidades!
    me encanta tu blog en general, lo he descubierto hoy y estoy maravillada.
    La verdad es que este mensaje es muy importante ya que disney le encanta a mucha gente y no son capaces de ver los mensajes que esconde.
    Gracias por lo que haces!
    un saludo!

    ResponderEliminar
  6. Me ha encantado!!, yo no soy una chica joven pero le paso el enlace de tu blog a mi hija que , además, se llama como tú. Enhorabuena!!! ojalá todas las chicas jóvenes pensaran así!

    ResponderEliminar
  7. Hola chicas reales!!! excelente lo de las princesas, no te olvides de la pobre Barbie, hueca, enferma de un terrible desorden alimenticio la anorexia(por querer entrar en un short para niñas) y con la única aspiración:que el hueco de su novio la lleve a la playa a desfilar su bikini o de shopping, ojo!!! con lo que les dejamos a los niños , hombres y mujeres de las futuras generaciones... Leti

    ResponderEliminar
  8. Me encantó, creo que puedo verme reflejada en alguna que otra princesa. Muchas felicidades por tu blog! te sigo! =)

    ResponderEliminar
  9. gracias buen blog maestra pude hacer mi tarea gracias a este blog que es muy informativo ....

    ResponderEliminar
  10. jajajaja q paso con la bella

    ResponderEliminar

Los comentarios están moderados, así que es posible que lo que escribas tarde un tiempo en aparecer publicado. No se publicarán comentarios irrespetuosos o que contengan datos personales o confidenciales.

Este un blog de reflexión-debate, que te anima a que tú busques y encuentres tus respuestas. No creo en claves ni trucos, ni doy consejos, así que si buscas alguien que te diga si seguir o no con una relación, yo no soy quien lo hará. Creo en que tú puedes encontrar tus respuestas, pero no en dártelas yo.

Si lo que necesitas es un servicio de atención, crees que estás siendo víctima de violencia de género o quieres consultar sobre un caso concreto, puedes llamar al teléfono 900 840 111 (24 h) si estás en Euskadi o al 016 (Teléfono central para España, donde te informarán de los recursos de tu comunidad). Desconozco los recursos de otros países, pero puedes contactar con alguna asociación de mujeres-oficina de atención a la mujer, profesional de servicios sociales, o alguien de confianza, para que no te quedes sola con la duda, con el miedo, o con el silencio, y busques compañía que te pueda ayudar.