Blog para chicas confundidas por el amor que quieren desconfundirse. De Ianire Estébanez bajo licencia Creative Commons Licencia de Creative Commons

Los chicos y las chicas ante la violencia: dos piezas que encajan perfectamente

¿Cómo se puede estar perpetuando la violencia de género en las relaciones jóvenes? ¿Es que chicos y chicas no han alcanzado ya la igualdad? o ¡por qué chicos, y chicas siguen justificando la violencia!
... pueden ser las dudas que te surjan en la cabeza cuando hablamos de que la violencia de género se sigue manifestando entre la juventud, hoy en día, más cerca de lo que piensas... quizá a tu lado mismo, o en tu relación.

Hace unos pocos años, se comenzó a investigar cómo percibían las chicas la violencia en sus relaciones encontrando que una buena parte de ellas justificaba comportamientos de control o dominio, se confundía con "el mal-llamado amor", o negaba la violencia que estaba detrás de ciertos comportamientos. Ahí se comprobó que el "mi novio me controla... pero sólo lo normal, nada malo", o "lo hace porque me quiere mucho..." eran ideas frecuentes entre las chicas jóvenes, y por cierto, las ponen en serio peligro de continuar relaciones insanas sin darse apenas cuenta.

¿Pero qué piensan los chicos?...
Eso es algo que, no se había estudiado mucho... hasta hace poco.

Durante el año 2010, he participado en un estudio realizado desde la Consultoría Sortzen, en los municipios de Ondarroa y Markina-Xemein. Sortzen realizó este estudio para recoger las percepciones que tenían las chicas de estos municipios de la violencia en su pareja, pero también, de una forma innovadora, para conocer la percepción de los chicos.

Entre las conclusiones más importantes de este estudio, encontramos que la violencia no significa lo mismo, para las chicas y para los chicos.

Y es que, a pesar de que algunas personas prefieran pensar sin más que ya "somos iguales", ser igual ante la ley no significa ser idénticos, la realidad es que chicas y chicos tienen una educación diferente, un rol diferente en esta sociedad, que los comportamientos que están bien vistos para los chicos no son iguales que los de las chicas, que chicos y chicas tenemos necesidades diferentes, que chicos y chicas tenemos expectativas y dificultades diferentes. Así, en este estudio se refleja una diferencia significativa entre grupos de chicas y chicos.

De las 205 chicas y 213 chicos que participaron en el estudio:


- Se encuentran mayores dificultades para percibir la violencia en el grupo de las chicas. Ellas justifican la violencia en mucha mayor medida, buscan las razones que pueden estar detrás de los comportamientos de los chicos "para perdonarles". Ellas son las que se confunden con "el amor" y tratan de perdonar y de quitar importancia a los comportamientos de su pareja, con tal de seguir con él. "ya cambiará, los chicos son así, pero lo hace porque me quiere...", son las argumentaciones de las chicas. Su discurso es confuso, titubeante, no se atreven a decir sí o no es violencia, primero prefieren pensar y reflexionar, justificar, perdonar., incluso probar y experimentar, antes de culparles a ellos. Esto es lo que sorprendentemente NO se ha encontrado en los grupos de chicos.


- Así, en ninguno de los grupos de chicos se encuentran justificaciones ni argumentaciones sobre el amor. Los chicos parecen decir "Eso es violencia, eso es controlar, y está mal". No perdonan, no se confunden con el amor, no se ciegan... y eso en principio parece una buena baza para ellos. Seguramente serán capaces de ver una situación violenta con mucha más facilidad y alejarse de ella incluso. Su discurso es claro y contundente. Esto es violencia, esto está mal.

- "Sin embargo, los chicos le dan mucha más importancia a la violencia física que a "otros tipos de violencia", y en ese sentido no aprecian diferencias en la violencia psicológica. Y sí justifican en algunos casos el hecho de que ellos ejerzan "ciertas violencias"... "Por proponer o por intentar... no se hace nada malo. Si tú se lo impones no, pero por proponérserlo... es lícito, si ella cae...", es su argumentación para justificar que, algunas veces, ellos coaccionen a sus parejas, sin sentirse culpables por ello, o sin responsabilizarse de que lo que están haciendo es coaccionarlas, decidiendo por ellas, o controlándolas.


De esta forma, las dos piezas del puzzle, encajan a la perfección:


  • Ella: se autoculpa de lo que pasa en la relación.
  • Él: la culpa a ella de lo que pasa en la relación.
  • Ella: piensa que lo suyo no tiene tanta importancia, y que sus quejas pueden ser tonterías
  • Él: piensa que las tías se enfadan por chorradas y que lo mejor es no hacerles caso
  • Ella: piensa que si él le controla es porque la quiere, así que lo ve como una muestra de interés
  • Él: sabe que cuando le controla, la está controlando y está mal, pero cree que es lícito si ella "se deja"
  • Ella: siempre piensa depende, no se atreve a decidir...
  • Él: decide por ella.
  • Ella: cree que si él le dice lo que tiene que hacer, lo hace por su bien
  • Él: piensa también que lo está haciendo "por su bien".

Y todas estas argumentaciones se encuentran en buena parte del discurso de chicos y chicas de entre 15 a 19 años.
¿Te atreves a pensar después de esto, que las cosas han cambiado mucho? 

Si quieres conocer a fondo el estudio, puedes visualizarlo por completo aquí:

En castellano:
Sortzen. Ondarroa Markina-Xemein. Diagnóstico juventud. ¿Proponer o imponer?

En euskera:
Sortzen. Ondarroa Markina-Xemein. Diagnostikoa Proposatu ala inposatu?

Este estudio ha sido realizado por Sortzen Consultoría con la colaboración del Consejo de Mujeres de Ondarroa, los centros escolares, las agrupaciones feministas de ambos municipios y la colaboración de hombres expertos en masculinidades. Presentado en: Diciembre 2010.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Los comentarios están moderados, así que es posible que lo que escribas tarde un tiempo en aparecer publicado. No se publicarán comentarios irrespetuosos o que contengan datos personales o confidenciales.

Mi novio me controla es un blog de reflexión-debate, que te anima a que tú busques y encuentres tus respuestas. Pero si lo que necesitas es un servicio de atención, crees que estás siendo víctima de violencia de género o quieres consultar sobre un caso concreto, puedes llamar al teléfono 900 840 111 (24 h) si estás en Euskadi o al 016 (Teléfono central para España, donde te informarán de los recursos de tu comunidad). Desconozco los recursos de otros países, pero puedes contactar con alguna asociación de mujeres-oficina de atención a la mujer, profesional de servicios sociales, o alguien de confianza. La cuestión es que no te quedes sola con la duda, con el miedo, o con el silencio, y busques compañía que te pueda ayudar.