Blog para chicas confundidas por el amor que quieren desconfundirse. De Ianire Estébanez bajo licencia Creative Commons Licencia de Creative Commons

De la disponibilidad absoluta al whatsapp a tener momentos que sí y otros que no

El mundo se ha vuelto loco. Se ha vuelto virtual, sin limites, se ha vuelto... extraño.

El mundo parece dar más importancia en esta época tecnológica a aquellas aplicaciones que nos dicen con horas minutos y segundos cómo nos encontramos. Conectada, no conectada, conectada hace dos segundos. Poca información real sobre cómo me encuentro en realidad: animada, preparada, cansada, hastiada, sola, acompañada, nerviosa, relajada.

Hace tan sólo unos días pareció llegar una revolución. Pero no una revolución social sino una revolución virtual. Whatsapp ahora marca, con su doble check azul cuándo has leído un mensaje. Y el mundo da vueltas por tremenda noticia.

Ahora se van a romper más parejas que nunca, dicen algunos, ahora no podrás decir que estabas ocupada, dicen otros. Demostraciones de un mundo en el que no se entienden los espacios, los tiempos propios, los "estoy pero no puedo", los "no quiero", los "ahora no". Donde parece que no podemos decidir, querer, elegir o priorizar, porque estar cerca de un aparatito móvil nos ha de hacer disponibles siempre. 

El mundo, amigas y amigos, no puede depender y tender siempre de un mensajito, de una conexión con la red constante, de un no levantar la mirada de la pantalla para conectarnos sólo a través de ella. El mundo depende de las personas, de lo que comunicamos frente a frente también, de lo que pensamos, de lo que queremos, y de entender las situaciones, los momentos y los motivos.


Y yo en este mundo, me reafirmo en mi necesidad de espacio y tiempo propio. Puedo tener mil razones para no contestar un mensaje, incluso aunque lo haya leído.




Esta imagen fue publicada el 6 de noviembre en las redes sociales, que es el lugar en el que ahora sigo escribiendo mientras este blog duerme un poco. Ha alcanzado a 102.464 personas y ha sido compartida por 1.618. Vamos, que no soy la única que pide un poquito de hueco, de tiempo y de entendimiento para no contestar. Gracias por compartir y respetar :-)

7 comentarios:

  1. Tienes una forma de pensar bastante sana. No, no tengo nada que esconder, pero eso tampoco es motivo para pasearme en pelotas por la calle.

    Basado en esto, todo servicio de mensajería que establece comunicación constante ya no es mensajería, es un servicio de "conexion", que aporta entre otras un chat.

    ESO ES LO QUE ES Y LA GENTE NO TIENE CONTROL de su uso con la tecnología.

    Y luego estan los que no tienen vida fuera de su pantallita. Yo soy informatico, incluso alguna vez me llamarón friki... y ahora esas personas van a cagar al WC con su móvil o su tablet para contestar wassap, o para que no les maten las tropas. La gente no tiene la menor consciencia del tipo de vida que tiene, solo vive encerrada y empujada por ella y por quienes les rodean.

    La tecnología es útil y peligrosa a la vez, tan sencillo como un cuchillo que se puede usar para el bien y para el mal. El problema no es la herramienta, es el uso que se hace de ella.

    Saludos y gracias por escribir. Me recuerdas que todavía existen personas que saben pensar lo que ellas quieren, y no lo de siempre.

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que sólo hay que echar un vistazo alrededor en cualquier espacio público: la calle, el metro o autobús, los bancos de los parques, las terrazas o bares, el cine o incluso pasando un semáforo... para ver a alguien mirando la pantallita del móvil como si fuera lo más importante del mundo mundial. Ya ni enumero sitios privados porque se alargaría la cosa demasiao. Y concuerdo contigo en una cosa: a mi también me llamaron friki hace años, porque me gustaban los videojuegos o sabía manejar el ordenador, pero es que ahora las personas a las que esta sociedad llama frikis, es decir, a quienes identifica como raros son quienes no tienen whatsapp, no usan instagram o no saben hacer frases guachis con hashtags. Y ya se llega al nivel de que se caigan los servidores de no se cual aplicación, o se acabe la batería y nos entren los sudores fríos. Desde luego que el problema no es la herramienta, sino el uso y por eso antes de usar sin más, hay que pararse un poco a pensar y decidir cuándo, cuánto, cómo... el criterio propio existe! (Menos mal...)

    Gracias a ti!!!

    ResponderEliminar
  3. El problema s quien se escuda en esto para mentir difamar e incluso atacar sicologicamente a su pareja no todos son controladores,estoy de acuerdo con lo que dice el informatico,no es la herramienta si no el uso que se le da y creo que con esto de las tecnologias tienen mucho que perder los dos, yo no me estoy las 24 horas en el movil,salgo hago la ccomida etc, pero hay gente que usa este tipo de articulos para esconder lo que no quieremn que se sepa

    ResponderEliminar
  4. Cuánta bobada para complicarnos más la vida y hacernos más retorcidos de lo que somos. Le prestamos atención a lo que verdaderamente no tiene ninguna importancia.

    ResponderEliminar
  5. Mi novia está obsesionada con WhatsApp. Es frustrante porque ha conseguido que no quiera separarme del móvil cuando no estamos juntos. No importa que sea un novio atento en persona y reconocido por ella misma, leva fatal que tarde en responder o que no sea yo el que inicie las conversaciones.

    Y no puedo ni mencionar que necesito mi tiempo y no quiero estar pegado al WhatsApp cuando no estamos juntos o que ella también debería tener otros intereses.. La verdad es que es algo que me preocupa porque aparte de esto nos va muy bien pero yo quiero y necesito algo más de la vida y no sé si con el tiempo acabará entendiéndolo o si me estoy engañando y debería pensar en la posibilidad de dejarlo con ella.

    ResponderEliminar
  6. Genial, me ha encantado. Tienes razón, muchas veces le prestamos atecion a cosas que no tienen ninguna importancia.

    ResponderEliminar

Los comentarios están moderados, así que es posible que lo que escribas tarde un tiempo en aparecer publicado. No se publicarán comentarios irrespetuosos o que contengan datos personales o confidenciales.

Este un blog de reflexión-debate, que te anima a que tú busques y encuentres tus respuestas. No creo en claves ni trucos, ni doy consejos, así que si buscas alguien que te diga si seguir o no con una relación, yo no soy quien lo hará. Creo en que tú puedes encontrar tus respuestas, pero no en dártelas yo.

Si lo que necesitas es un servicio de atención, crees que estás siendo víctima de violencia de género o quieres consultar sobre un caso concreto, puedes llamar al teléfono 900 840 111 (24 h) si estás en Euskadi o al 016 (Teléfono central para España, donde te informarán de los recursos de tu comunidad). Desconozco los recursos de otros países, pero puedes contactar con alguna asociación de mujeres-oficina de atención a la mujer, profesional de servicios sociales, o alguien de confianza, para que no te quedes sola con la duda, con el miedo, o con el silencio, y busques compañía que te pueda ayudar.